NUESTRA SEÑORA DE SCHOENSTATT

OFRECIMIENTO

Consagremos todo nuestro día de trabajo a la Madre de Dios
Cuanto llevo conmigo
lo que soporto,
lo que hablo y lo que arriesgo,
lo que pienso y lo que amo,
los méritos que obtengo,
lo que voy guiando y conquistando,
lo que me hace sufrir,
y lo que me alegra;
cuanto soy y cuanto tengo,
te lo entrego como regalo de amor,
para la fuente de gracias,
que desde el Santuario brota cristalina,
para penetrar el alma de quienes a Schoenstatt han dado su corazón;
para conducir bondadosamente hasta allí,
a los que, por misericordia, quieras escoger;
y para que fructifiquen las obras
que consagramos ,a la Santísima Trinidad.

[Imagen de la Virgen de Schoenstatt]
Madre, Reina y Victoriosa
Tres Veces Admirable de Schoenstatt

CONSAGRACIÓN

Unidos a nuestra generación fundadora sellamos o renovamos nuestra Alianza de amor con la Madre y Reina tres veces Admirable, como en aquel 18 de octubre de 1914.

Oh Señora mía, o Madre mía. yo me ofrezco todo a Ti
y en prueba de mi filial afecto te consagro en este día:
mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón, en una palabra, todo mi ser.
Ya que soy todo tuyo, oh Madre de bondad,
guárdame, defiéndeme, utilizame
como cosa y posesión tuya. Amén.

__________

CONFIANZA

En todas nuestras necesidades acudimos confiadamente a la poderosa intercesión de la Madre de Gracias de Schoenstatt.

Confio en tu bondad y en tu poder, en ellos espero filialmente Madre Admirable en ti y en tu Hijo, en cada circunstancia, creo y confío ciegamente. Amén.

__________

SEMEJANZA A MARÍA

María es el ideal de vida para todo cristiano. Por eso le pedimos:

Aseméjanos a ti, y enséñanos a caminar por la vida tal como Tú lo hiciste:
fuerte y digna, sencilla y bondadosa, repartiendo amor, paz y alegría.
En nosotros recorre nuestro tiempo preparándolo para Cristo Jesús.

__________

ORACIONES APOSTÓLICAS

Dispuestos a luchar por el Reino de Dios pedimos:

Madre tres veces Admirable
Enséñanos a combatir como luchadores tuyos,
Y , que a pesar de la multitud de poderosos enemigos,
en nuevos confines los pueblos se pongan a tu servicio,
para que el mundo por ti renovado glorifique a tu Hijo Jesús. Amén

Madre con tu Hijo Divino
desciendo a los caminos de nuestra patria,
para que siguiendo vuestras huellas; encuentre la paz verdadera y estable.
Patria, sólo tendrás salvación,
si en amor, te unes
a María y a su Hijo. Amén.

__________

GRATITUD

Agradezcamos por todas las gracias recibidas en nuestra vida:

Por todo: Madre, te agradezco de corazón, y quiero atarme a ti con íntimo amor. ¿Qué hubiese sido de nosotros sin ti, sin tu cuidado solícito y maternal?

Gracias, porque nos salvaste en grandes dificultades, y porque con amor fiel nos encadenaste a ti.
Te agradezco, y quiero agradecerte eternamente y consagrarme a ti sin reservas. Amén.

1. El Movimiento Apostólico de Schoenstatt, de profunda devoción mariana, fue fundado por el P. José Kentenich (1885–1968) el 18 de octubre de 1914, en una simple capillita abandonada en el valle de Schoenstatt, cerca de la ciudad de Vallendar (Alemania). Ese día, reunido junto con unos jóvenes, se consagraron a María Santísima sellando con Ella una alianza de amor. El Santuario de Schoenstatt (la palabra “Schoenstatt” significa hermoso lugar) cuenta en la actualidad con mas de 180 santuarios repartidos por todo el mundo y que son replicas del santuario original. En ellos los peregrinos reciben tres gracias principales: el cobijamiento espiritual, la transformación interior y la fecundidad apostólica. Para más información se recomienda visitar la página oficial de Schoenstatt disponible en español y también wikiSchoenstatt, un proyecto en forma de diccionario donde se intenta recopilar toda la información relacionada con el Movimiento.

 [click] para regresar al Devocionario

Leave a Reply

Your email address will not be published.