Espíritu Divino

Duración ( 3:20 )

***

Ven, Espíritu Divino,
manda un rayo de tu lumbre,
desde el Cielo.

Ven, oh Padre de los pobres,
luz profunda, en tus dones
Dios espléndido.

No hay consuelo como el Tuyo,
dulce huésped de las almas,
mi descanso.

Suave tregua en la fatiga,
fresco en horas de bochorno,
paz del llanto.

Luz Santísima penetra,
por las almas de tus fieles,
hasta el fondo.
Qué vacío hay en el hombre,
qué dominio de la culpa,
sin Tu soplo.

Lava el rastro de lo inmundo,
llueve Tú nuestra sequía,
ven y sánanos.

Doma todo lo que es rígido,
funde el témpano, encamina
lo extraviado.

Da a los fieles que en Ti esperan,
Tus sagrados siete dones,
y carismas.

Da su mérito al esfuerzo,
salvación e inacabable
alegría. Amén.