Evangelizando

Queridos Hermanos:

Esta nueva sección que hemos abierto en nuestro portal en Internet, está inspirada en el evangelio de este Domingo, 1ro de junio.  Evangelio de San Mateo capítulo 28: 16-20.   Jesús nos invita a evangelizar.  _Vayan, pues, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos. Bautícenlos en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enséñenles a cumplir todo lo que yo les he encomendado a ustedes. Yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin de la historia.»”

Para que nosotros podamos comprender este mandato, tenemos primero que empezar a experimentar por nosotros mismos esta Nueva Buena en nuestras propias vidas.  Tenemos que saber que desde el momento en el que fuimos bautizados dentro de nuestra fe, estamos llamados a llevar el Evangelio de amor y redención a la humanidad.

¿Cómo lo haremos?

Envolviéndonos en todo lo que la Iglesia nos permite, de acuerdo a nuestras capacidades, a nuestros carismas y dones espirituales.  No es el conocimiento de la letra, lo que te hará sabio, ni tampoco el ser un gran orador o manejar bien la palabra.  Dios te ha dado dones y carismas y cada uno de nosotros tiene uno en particular, ya sea este de predicador, o de cantar o que se te facilite escribir o pintar o que te sientas cómodo cogiendo una escoba y ayudar a limpiar el Templo.  Todo esto ponlo al servicio del Señor, pues la recompensa será grande, la vida eterna.  Jesús nos invita a evangelizar no como un mandato por obligación, sino enseñándonos a llevar una vida recta, para por medio de nuestras vidas dar ejemplo de haber sido evangelizados.

Es necesario pues, que nos despojemos de todo nuestro interior y que rechacemos los miedos, los temores al fracaso.   Muchas veces pensamos que somos ineptos, que no sabemos hablar y que no tenemos sabiduría para poder compartir lo que Cristo ya hizo por nosotros en la Cruz del Calvario.

¿Cuántos pretextos le hemos puesto a Dios para no hacer su voluntad? Que otros prediquen, que otros sean los que evangelicen a mi familia, a mi comunidad. Pensamos que es responsabilidad del sacerdote y de las monjas hablar de Dios y nos quedamos siempre esperando a que nos atiendan y hasta nos enojamos cuando no hacen como nosotros les pedimos, cuando no nos atiende el padre de la parroquia, y es entonces que decidimos ir en búsqueda de otros lugares en los que supuestamente nos atenderán mejor.  Jesús vino a servir y no a ser servido nos dice su Palabra (Mc 10:45) y lo demostró a tal grado que su amor todavía persiste en medio de nosotros.

Debemos de compenetrarnos en su amor, experimentar su dolor, para poder comprender el por qué El nos pide que hagamos de todos los pueblos sus discípulos.

Esperamos que los artículos que coloquemos aquí en esta sección les sean de ayuda.  El Internet es un gran recurso para utilizar en la evangelización.  Envíen a sus contactos aquellos enlaces que puedan ser de beneficio a otros.  Que Dios y la Santísima Virgen de la Divina Providencia nos ayuden a ser buenos evangelizadores.  Amén.

Otros artículos:

*  Exhortación Apostólica ‘Evangelii gaudium’ del Papa Francisco

* Comprender la importancia de asistir a la Santa Misa.

* ¿A usted le cuesta confesarse?

*  Explicación de La Santa Misa

*  ¿Pagano o Cristiano?

Leave a Reply

Your email address will not be published.