Nuestra Parroquia

Historia

La Parroquia Nuestra Señora de la Divina Providencia fue creada en el 1959 por orden del Excelentísimo señor obispo, Monseñor Jaime P. Davis. Arzobispo de San Juan de P.R.  La parroquia se extendía por todo Cupey, Bajo y Alto.  Era de una gran extensión, prácticamente rural.  Colindaba con la parroquia El Pilar del pueblo de Río Piedras.  Se extendía por el este por las colindancias con San antonio de Padua, de Río Piedras y por la Gruta de Lourdes hasta el Río Grande; remontaba la corriente del Río Grande, colindando con la Santa Cruz, en Trujillo Alto y seguía en dirección a Caguas por la carretera 175, hasta la intersección con la 176, virando hasta llegar al río Piedras.  El río será la división con la Parroquia Cristo Redentor hasta el puente, sobre el río Piedras, donde hoy están los almacenes de Sears.

Como otras áreas rurales en el Municipio de Río Piedras, (luego anexado a San Juan) comenzó a desarrollarse rapidamente por lo que la antigua pequeña capilla tuvo que ampliarse para acomodar a los feligreses que fueron mudándose a las nuevas urbanizaciones.  En el año 1973 se bendijo la nueva estructura, siendo ésta la que hoy día nos cobija para proveernos el alimento espiritual y servicios parroquiales a los habitantes de San Gerardo, Extensión San Gerardo, El Dorado, Sagrado Corazón, El Vigía, la Alborada, Los Laureles, La Rosa, Veredas del Monte, La Sierra, Garden Valley, Camino Los Pizarro, Villa Olga, Portales de Arcobaleno, Franco y Estancias del Boulevard.  Vale la pena aclarar, como hecho histórico, que el primer nombre por el cual se conocio la Capilla, luego convertida en Parroquia Nuestra Sra. De La Divina Providencia, fue bajo la advocación del Sagrado Corazón de Jesús.

Su primer párroco lo fue Juan González, quien desde su llegada concibe la idea de que en el área es factible establecer una escuela parroquial y cercano al 1960 dio comienzo la que es hoy la Academia Nuestra Señora de La Providencia, con una matrícula de doce (12) estudiantes.  Hacia el 1963 fue nombrado Monseñor Perfecto Pérez Hermida, que construyó la Iglesia nueva, estuvo hasta el 1975.

En el año 1975  Monseñor Baudilio Merino, es nombrado párroco de “La Provi” y cuenta con la ayuda de dos diáconos. Rev. Diacono Luis Vázquez y Rev. Diácono Ricardo Martínez.

En este tiempo la Parroquia adquirió seis mil metros cuadrados (6000m2) mas de terreno y pagó el préstamo de terreno y construcción del templo ($450,000.00).  Techó la única cancha que había, se construyó otra y edificó el segundo edificio de dos plantas, el salón parroquial nuevo, el edificio de dos plantas en la primera cancha con baños y duchas, se compró el estacionamiento y se acondicionó, se construyó el parque infantil, la pista de calentamiento,  la verja de la Academia a vuelta redonda y se hizo la rampa de impedidos a la iglesia.  Finalmente, nos inscribimos a la “Alianza” (Puerto Rico High School Alliance, Deportes).

La Providencia está al servicio de sus feligreses por lo que su horario de Misas esta establecido para ofrecer la flexibilidad de tiempo para asistir a la misma.


 


Patrona de Puerto Rico

Al ser nombrado obispo de Puerto Rico el catalán Gil Esteve y Tomás, trajo consigo a Puerto Rico esta devoción que conociera en sus años de seminarista.  En las manos de la Divina Providencia tuvo que poner toda su diócesis este prelado, pues encontró a la catedral prácticamente en ruinas y la economía de la diócesis en peores condiciones.  La confianza del obispo y su trabajo dieron fruto rápidamente y antes de los cinco años ya había podido reconstruir el templo catedralicio, en el que se estableció el culto y la devoción a la Virgen de la Providencia.

La imagen original venerada por los Siervos de María y otras órdenes religiosas italianas, es un óleo en el que aparece la Virgen con el Divino Niño dormido plácidamente en sus brazos.  El título “de la Divina Providencia“, se debe a San Felipe Benicio, quinto superior de los Siervos de María, quien al invocar la protección de la Virgen un día en que sus frailes no tenían alimentos, encontró a la puerta del convento dos cestas repletas de alimentos sin que se pudiese conocer su procedencia.

La imagen mandada a hacer por Don Gil Esteve fue tallada en Barcelona (España) según el gusto de la época.  Es una imagen sentada, “de ropaje”, (es decir, hecha para ser vestida), y estuvo expuesta al culto en la catedral durante 67 años, hasta que en 1920 fue sustituida por otra talla, toda de madera, que es la imagen de Nuestra Señora de la Divina Providencia más familiar y conocida por las comunidades puertorriqueñas María se inclina sobre el Niño, que en total actitud de confianza duerme plácidamente en su regazo.  Las manos de la Virgen se unen en oración mientras sostiene suavemente la mano izquierda del Divino Infante.

El Papa Pablo VI declaró a Nuestra Señora de la Divina Providencia, como patrona principal de la isla de Puerto Rico mediante un decreto firmado el 19 de noviembre de 1969.  En ese documento se decretó también que la solemnidad de la Virgen debía trasladarse del dos de enero, aniversario de su llegada a la isla, al 19 de noviembre, día en que fue descubierta la isla de Borinquen.  Se quiso unir así los dos grandes afectos de los puertorriqueños; el amor por su preciosa isla y el amor por la Madre de Dios.

La talla más antigua, que data del 1853, fue la elegida para ser coronada solemnemente durante la reunión del Consejo Episcopal Latino Americano celebrada en San Juan de Puerto Rico el 5 de noviembre de 1976.  La víspera del acontecimiento esta imagen fue vilmente quemada en la Parroquia de Santa Teresita de Santurce.  Esta imagen de la Divina Providencia fue restaurada en 2009 en Sevilla (España), cuando se conmemoró el 25 aniversario de la visita papal a Puerto Rico.  El 22 de agosto de 2012 esta imagen fue de nuevo coronada canónicamente.  Esta figura de la Virgen en su momento será trasladada al Santuario Nacional de Nuestra Señora Madre de la Divina Providencia, que se está construyendo actualmente en el barrio Cupey Alto, en San Juan.


 


Nombre y Apellido (requerido)

Correo Electrónico (requerido)

Escriba su Mensaje

Página principal

*****