NS 37. Orar por todos

Somos cristianos en la medida que somos personas de una vida de oración intensa, porque si hay algo que Cristo inculcaba a sus apóstoles era la oración, tanto de palabra como con su ejemplo.

Tenemos que saber transformar incluso nuestro trabajo en oración, haciendo todo para la gloria de Dios.

Quizás hay personas que pasan mucho tiempo pidiéndole a Dios cosas para ellos. Le piden todo aquello que le haría la vida más cómoda.

En su interior piensan que realmente son persona de mucha oración, pero no siempre es así

El contenido de la oración es muy importante. 

Los modelos que nos presenta Cristo en los Evangelios, son oraciones muy breves, repetidas muchas veces pausadamente, pero de un gran contenido.

Por ejemplo, la del Publicano: “Señor, ten compasión de este pecador”. 

La mima que Cristo dirigía al Padre en la agonía del Huerto. PADRE, SI ES POSIBLE, PASE DE MI ESTE CÁLIZ, PERO NOS SE HAGA MI VOLUNTAD SINO LA TUYA.

¡Qué poco los cristianos tomamos como modelo esta oración!!!

Nos dejó también normas concretas de cómo debemos orar Mt 6, 5-14, y hasta nos dejó un modelo de oración, el “Padrenuestro”.

Su contenido es todo lo que necesitamos pedirle a Dios. 

San Agustín dice que podemos usar en nuestras oraciones otras palabras, pero que no podemos pedir nada que no esté contenido en esta oración. 

Pero, ¿por quién debemos orar? 

Por todos los seres humanos, si excepción.

Veamos lo que nos dice San Pablo sobre el tema:
“Ante todo recomiendo que se ofrezcan súplicas, peticiones, intercesiones y ACCIÓN DE GRACIAS por todas las personas, especialmente por los soberanos y autoridades, para que podamos vivir tranquilos y serenos, con toda piedad y dignidad. 

Esto es bueno y aceptable para Dios nuestro salvador que quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad” (1Tmo. 2, 1-5)

La acción de gracias, para los cristianos era la Eucaristía, palabra griega que también usamos para referirnos a la Misa y que significa precisamente Acción de Gracias. 

Alguno se puede preguntar

¿También tenemos que orar por los malos gobernantes, que tanto abunda en nuestro tiempo; que persiguen a los cristianos y a todo el que no esté de acuerdo con lo que ellos piensan? 

San Pablo nos dice que por esos hay que orar con mayor insistencia. 

Por varias razones.
La primera razón que pone San Pablo es “para que podamos vivir tranquilos y serenos y podamos vivir sin sobresaltos. 

Los malos gobiernos ¿a quién perjudican? 

A todos los ciudadanos, pero principalmente a los buenos, porque son a los que persiguen y tratan de eliminar, porque no están de acuerdo con su mal gobierno que siembran el odio, la venganza entre los ciudadanos. 

No hay paz ni tranquilidad para nadie y sería una bendición de Dios si cambiara “su corazón de piedra en un corazón de carne”, pero para eso Dios nos pide mucha oración y una verdadera conversión.

Los beneficios de su conversión también son para todos los ciudadanos.

Todos necesitamos que se nos respete la dignidad que tenemos como personas, y solamente se consigue con gobernantes que respeten la diversidad de sistemas políticos que sean diferentes a los que su partido defiende.

Pero nadie tiene derecho a defender sus ideales políticos por medios indecentes, como es la violencia, el engaño el soborno etc.

Pero la razón fundamental de donde se deriva la obligación que tenemos de rezar por su conversión es porque Cristo murió por todos y quiere que todos se convierta y se salven y puedan vivir la alegría de la felicidad que da el hacer el bien.

¿No dijo Cristo “amen a sus enemigos y OREN POR SUS PERSEGUIDORES?

Este hecho de maldecir a los malos gobiernos, que muchas veces están en el poder, porque los hemos ayudado con nuestro apoyo, directo o indirecto, indica que nuestro cristianismo es “pintura y capota”, pero falta el motor de la Fe y Amor cristiano.

¿Cómo se explica que en parlamentos donde se confiesan cristianos la casi totalidad de sus componentes, aprueben leyes tan antinaturales y anticristianas de condenar a muerte a personas inocentes porque no puede defenderse? Y ¿Qué es la ley del aborto sino esto?

Pero también se le aplica muchos inocentes después de nacer, y a personas en edad avanzada.

¡La cultura del descarte, Como dice el Papa Francisco

En los países “democráticos” los votantes tienen una gravísima responsabilidad, delante de Dios…. 

Dios ama al pecador, pero aborrece su conducta

Oremos mucho por nuestro gobernante y por todos los gobernantes del mundo para que el Señor les ayude a prestar con amor los servicios que sus súbditos necesitan.

Desde mi punto de vista, muy personal, los malos gobiernos, son producto que todos tomamos las decisiones guiados por nuestro egoísmo y no pesamos en bien común, porque nos falta fe para ver en los demás a Cristo y nos falta totalmente el AMOR AL PRÓJIMO POR AMOR A DIOS