NS 46. ¿Conoces tu sistema operativo?

Cuando compramos una computadora viene con un sistema operativo. Me dicen, por ejemplo que Windows es el sistema operativo de mi computadora.

Francamente no conozco nada de lo que es eso, pero sé por experiencia que si se daña, la computador no funciona. Se convierte en un estorbo.

Me he hecho la pregunta: ¿Cuál será el sistema operativo de los seres humanos?

Porque me repugna pensar que Dios nos haya creado para ser un estorbo, y por tanto tuvo que colocar dentro de nosotros un sistema operativo que es bastante complicado y muchas veces no lo sabes usar.

He llegado a la conclusión que el sistema operativo del ser humano es “EL AMOR”.

No hay ningún ser humano que no ame. Aunque alguno diga que no ama a nadie, es porque se ama demasiado a si mismo. 

El avaro ama con intensidad el dinero, amamos el placer, la comodidad, etc. 

Uno de los problemas que tienen los padres con sus hijos es  cómo saber aconsejarlos para que sepan seleccionar sus amigos, sobre todo en  la etapa de la adolescencia.

No les voy aconsejar yo, sino decirles lo que yo he encontrado que dice la Palabra de Dios  sobre el tema.

Simplificando mucho:

Nos dice que hay amigos y enemigos y cómo podemos distinguirlos, porque es frecuente la situación que, por no saber distinguirlos, sucede que tomamos como amigo a un enemigo.

¿Quiénes eran los enemigos del pueblo de Dios?

Los falsos profetas y sus propios dirigentes cuando inducían al  pueblo al idolatría, abandonando a Dios.

Los amigos del pueblo de Dios eran los verdaderos profetas enviados por Dios para que cambien de conducta y vuelvan a obedecer las leyes que Dios les dio

De esto se deduce fácilmente que son buenos amigos aquellas personas que nos ayuden a ser más responsables en el cumplimiento de nuestras obligaciones, tanto religiosas, como humanas.

Es fácil, pues, saber distinguir los buenos amigos de los malos.

Amigos del Sacerdote es aquel que le ayude a ser mejor sacerdote. Los amigos de los padres de familia son aquellas personas que le ayuden a ser mejores padres y mejores esposos etc.

Las personas que intenten hacer a uno irresponsable son malos amigos, en realidad, son nuestros “enemigos”

Cuando no se aprende esto en la niñez y juventud,  cuando llegan a ser adultos, carecerán de sanos criterios para saber seleccionar a los amigos. ¡Hay un número de adultos mucho mayor que  de Jóvenes, que no saben escoger sus amigos!.

Creo que utilizamos la palabra amigo con poca seriedad. Hay gente que llama  amigos a las personas que conocen y que se  relaciona muy bien con esas persona.

El autor del libro del Eclesiástico es de parecer muy distinto.

En el capítulo 6  de este libro nos habla de los buenos y malos amigos.

Del versículo 14-17 habla de los buenos amigos y dice:

“El amigo fiel es refugio seguro; quien lo encuentra, encuentra un tesoro; un amigo fiel no tiene precio ni se puede pagar su valor; un amigo fiel es algo maravilloso; quien respeta a Dios lo consigue; el que teme al Señor encamina su amistad porque su amigo será como es él”

Hay un principio que nunca falla y es que los amigos indican el tipo de persona  que es uno, porque “cada cual busca a su igual”

Del versículo 5-14 habla de los malos amigos y dice:

“Son muchos los que saludan, pero amigos íntimos uno entre mil. Si quieres un amigo comienza por probarlo, no confíes enseguida en él.

El que siga estos criterio siempre tendrá pocos amigos.

Nunca se han hecho la pregunta ¿por qué los ricos tiene muchos amigos y los pobres pocos?”

En mi tierra hay un refrán que explica por qué sucede esto.   Dice :

 “Cuando tenía dinero me llamaban Don Tomás, ahora que no lo tengo me llaman Tomás no más”

Para que los padres puedan dar a sus hijos principios sanos de selección de amistades, deben ellos conocer esos criterios y aplicarlo en la selección de sus amigos.

En el mismo capítulo también nos dice cómo actúan los malos amigos.

Hay amigos de un momento, hay amigos que se vuelven enemigos, que te acompañan a la mesa y no aparecen a la hora de la desgracia.

Cuando te va bien, están contigo; cuando te va mal, huyen de  ti.

Si te alcanza la desgracia, te dan la espalda y se esconden de tu vista. Apártate de tu enemigo y sé prudente con tu amigo”

El autor de este libro nos trasmite en vivo y a colores la realidad de lo que pasa constante mente en la vida de cada uno de nosotros. ¡Qué bien conoce la vida real!

Les recomiendo a los padres lean este libro a sus hijos y coméntelo en familia.

Cristo es un amigo que nunca falla y si tú quieres tener amigos de verdad, y no enemigos disfrazados de amigos, busca a aquellas  personas que sean amigos de Cristo.

Llevarse bien con todos, pero el  AMIGO  es mucho más que eso.

Si uno es amigo de Cristo tiene que ser amigo cómo Cristo.

¡Qué pocos amigos tuvo y tiene Cristo!

En el momento de su muerte solamente le acompañaba un amigo, el discípulo   Juan y su Madre

Qué razón tiene el autor de este libro (12, 8):

“En la prosperidad no se conoce al amigo, en la desgracia no se oculta el enemigo; en la prosperidad aun el enemigo se vuelve amigo; en la desgracia aun el amigo se aparta”. No olvidemos QUE LAS MALAS COMPAÑÍAS  CORROMPEN LAS BUENAS COSTUMBRES.