NS 33. El amor nunca envejece

Me ha dicho una persona que mis conceptos sobre el amor le parecen un poco anticuados, muy tradicionales y desfasados para esta sociedad moderna, yo diría post moderna.

Le agradezco su sinceridad, porque puedo aclararle a ella y, a todos los que piensen como ella, algunos conceptos más sobre el AMOR .

Me sentí muy contento, porque he sacado la conclusión de que me he explicado bastante bien y que no debo estar muy lejos de la verdad. 

Siempre he pensado que la naturaleza humana no cambia. 

En primer lugar, el amor del que yo hablo no es moderno, pero eso no quiere decir que no sea verdadero. 

Lo verdadero no cambia con el tiempo, sino que permanece siempre inalterable.


Por ejemplo, la ley de la gravedad es tan vieja como la creación, pero sigue siendo la misma, como si hoy empezara. 

El hecho de que hoy podamos vencer sus efectos en ciertas circunstancias confirma que existe y que es la misma de hace millones de años.

El amor de que hablo, y el amor matrimonial en particular, es tan antiguo como Dios que es eterno y muy joven también, porque su existencia es intemporal, es eterna. 

Dios se nos ha revelado como familia. Siendo todos sus atributos infinitos, su definición de lo que ÉL es, es muy corta: “DIOS ES AMOR”. 

No hay expresión humana que pueda expresar adecuadamente lo que es DIOS.

Para que puedas imaginar algo sobre Dios, piensa en un océano inmenso de AMOR PURO. 

Es un AMOR muy antiguo, porque es anterior a toda la creación y es infinitamente más grande que el Cosmos. Todo lo que existe es fruto de ese AMOR.

Te dejo a ti para que calcules los años que tiene porque existía antes del tiempo y yo no sé tantas matemáticas que me permitan calcularlo…

Pero, aunque tus matemáticas no alcancen a hacer esos cálculos, no tiene importancia.

Hay algo más interesante que los seres humanos debemos saber:

¡Qué somos fruto del amor de Dios!!! 

Como Dios no se puede contradecir a sí mismo, todo lo que hace lo hace por AMOR, aunque nosotros los hombres no lo entendamos.

Hablo también de otro amor. Es el amor humano.

Este es más moderno tiene menos años. Tiene su origen cuando Dios creó a la primera pareja humana, hombre y mujer. 

El mismo Dios bendijo ese amor entre esos dos seres humanos.

Como la propiedad del amor es unir a los que se aman, Dios infundió en sus corazones un intenso amor de PAREJA, pera que pudieran colaborar con Dios en la creación de nuevas vidas Y COOPERASEN ASÍ A LA OBRA CREADORA DE DIOS. 

Cuando actúan y son conscientes de esto, siente una gran felicidad personal por ser colaboradores de DIOS.

Este amor de PAREJA los impulsa a engendrar nueva vida para perpetuarse es su descendencia.

No sabemos cuántos millones de años hace que sucedió este primer amor humano, pero son bastante millones.

Lo que sí sabemos que perdura en el corazón de muchos seres humanos.

Yo estaba hablando también de otro AMOR. 

Este empezó a hacerse visible a los seres humanos hace muy poco tiempo, aunque es el mismo AMOR ETERNO de Dios del que empecé hablando.

Dios, es la fuente del AMOR, y como veía que el ser humano no entendía el gran amor que Dios le tiene, porque a nosotros nos tiene que entrar todo por los sentidos, EL MISMO DIOS ASUMIÓ NUESTRA NATURALEZA, se hizo hombre, como uno de nosotros, y nos enseñó en qué consiste el VERDADERO AMOR. 

En realidad, fue hacer visible el amor invisible de Dios para que viéndolo con nuestros propios ojos sepamos distinguir el verdadero amor del falsificado.

Este amor es muy moderno. Solamente tiene poco más de dos mil años, es decir, es muy contemporáneo. 

Pero hay muchos seres humanos que siguen sin conocer el gran amor que Dios les tiene.

A este amor le llamamos AMOR CRISTIANO. 

El apellido de cristiano es porque es el tipo de amor que practicó el Dios HUMANADO Y NOS DIJO QUE LOS QUE CREEMOS EN ÉL tenemos que amar como Él nos amó. 

Hay mucha gente que se dicen cristianos. Quizás es una declaración de buenas intenciones, pero la vida que llevan lo desmiente.

Solamente quiero copiar una de las condiciones que Cristo exige a los que quieran ser sus discípulos “el que quiera venirse conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz cada día y me siga”.

Para que no busques disculpas o lo vayas interpretar mal, voy a tratar de decirlo en otras palabras. 

Serás cristiano cuando sea la voluntad de DIOS la que decida lo que haces, no la tuya.

LA OBEDIENCIA A LOS MANDAMIENTOS DE DIOS ES UNA CONDICIÓN ESENCIAL PARA SER CRISTIANOS