NS 25. La ley está escrita en tu carne

Alguno le extrañará el título de esta reflexión y podrá pensar que voy a hablar de los tatuajes que algunos graban en su cuerpo.

Voy a hablar de un tatuaje que Dios ha grabado en el corazón de cada ser humano que podrán ignorar que lo tienen que lo llevan, pero jamás podrán borrarlo.

Ese tatuaje se llama LA LEY NATURAL.

Yo creo que estos temas no es tanto cuestión de creencias, como de demostrar lo irracional que es ir en contra de la propia naturaleza. 

Todos hablamos de la ley de la gravedad y nadie se le ocurre pensar negarla y tirarse a un precipicio afirmando que él no cree en ella que no recibirá ningún daño, no importa la altura de donde él se tire.

Precisamente antes de ser formulada esta ley por los científicos, todos la conocían, porque veían como obraba la naturaleza. 

Los que niegan la ley natural parece que, en vez de tener el instinto de conservación, que incluso lo tienen los animales y, hasta las plantas, han desarrollado el instinto de la propia destrucción. 

El ser humano también tiene unas leyes que forman parte de su ser que llamamos “ley natural” y esto no depende de creencia alguna, sino que nos vienen dadas con la propia naturaleza y que son común a todo ser humano.

Si yo quisiera refutar todos esos falsos argumentos que se presentan para defender sus teorías a la gente de tradición cristiana, me llegaría citar un solo texto de la Biblia, de la carta de San Pablo a los Corintios que es el siguiente:

“¿No sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo? Él habita en vosotros porque lo habéis recibido de Dios. No os poseéis en propiedad, porque os han comprado pagando un precio por vosotros. Por tanto ¡Glorificad a Dios con vuestros cuerpos! (1 Cor. 6, 19-20).

Hay infinidad de textos, pero con este solamente se ve la santidad y gran dignidad que tiene el cuerpo del ser humano. 

Todo nuestro ser es para gloria de Dios, lo mismo que el resto de la creación, aunque es el ser humano el único que puede ser consciente de ello. El resto de la creación visible glorifica a Dios a través del ser humano.

El que no admite ni percibe lo que es la ley natural. piensa que la creación no es obra de un ser inteligente, ¡Tanta sabiduría que supone el orden del universo, NO puede ser fruto de alguien sin inteligencia.!

Quizás con un ejemplo se me pueda entender mejor lo que es la ley natural inscrita en el corazón del hombre.

Cuando tú compras un carro, el que lo diseñó y fabricó escribe un manual para que el comprador sepa las normas de uso para que el carro funcione bien y dé el mejor rendimiento. De no seguir las instrucciones del fabricante, te expones a estropear el carro y perder tu inversión. Dando mal uso al carro lo deshaces.

Pues bien. La ley natural es el manual de instrucciones que Dios ha inscrito en la naturaleza humana para que pueda alcanzar la felicidad.

El que obre contrario a este manual escrito por Dios, que es el que nos fabricó, se estropea. Es decir: no puede alcanzar la felicidad para la que fue creado. 

Pero donde raya el absurdo es creer que el que diseñó el carro y, que supervisó su fabricación, no sabe cuál es la función de cada pieza que lo integran, y crea, el que lo compró, que nunca estudio mecánica, sabes más que el que lo diseñó y supervisó su construcción.

El colmo del absurdo es que haya hombres que creen que saben más que Dios. 

Por tanto, escriben su propio manual de funcionamiento.

¿No sabes lo que es la ley natural? Te afecta lo mismo cuando hagas algo en contra de tu naturaleza.

La ley de la gravedad que afecta a todos los cuerpos, antes de que se formulara por los científicos, todos la conocían observando la naturaleza, por eso nadie se lanzaba aun precipicio pensando que a él no le afectaría. 

Por tanto, escriben su propio manual de funcionamiento.

La Biblia se puede considerar como una ampliación de ese manual de la “ley natural” para que se vea con más detalle el funcionamiento del carro y que puedan usar los mecánicos para reparar el carro cuando se estropea.

Pues bien. Todos estamos llamados a gozar de una felicidad en esta vida, que si se logra siguiendo el manual básico (ley natural) al terminar la vida temporal se transforma en vida eterna como lo dice el manual ampliado, LA PALABRA DE DIOS.
LA NATURALEZA NUNCA PERDDONA QUE LA MALTRATEN