Increíble pero cierto…

Por Diácono Luis Vázquez

A un comunista convertido al cristianismo le preguntaron que diera su opinión sobre ambas y dijera según su experiencia, en que consistía su gran diferencia.  Ni corto ni perezoso contestó: “Los comunistas defienden con su vida la gran mentira en la cual creen y los cristianos no somos capaces de sacrificarnos en lo mas mínimo para defender la gran verdad en la cual fundamentamos nuestras vidas.”

¡Increíble pero cierto!

Leave a Reply

Your email address will not be published.