La Fuerza del que vive en su amor

Cuando buscamos la paz y encontramos guerra.  Cuando buscamos la felicidad y solo encontramos angustia y ansiedad.  Cuando al pasar el tiempo creemos que todo se va resolviendo y resulta que nos encontramos en un abismo sin fin.  Entonces nos preguntamos ¿dónde está Dios, ¿dónde está ese Dios que dice amarme?, ¿dónde está ese Dios que se entregó por mí y murió por mí?  Donde está el que lo resuelve todo, ¿dónde?
¿Por qué pregunto dónde encontrarte Dios mío?, ¿por qué dudo de Ti?, ¿por qué me decepciono de Ti? ¿Cuál será mi realidad que me hace pensar de esa manera?
¿Qué herida o que vacío hay en mí que no me permiten experimentar tu realidad divina y la plenitud de tu amor?
La respuestas a tus dudas e infelicidad se encuentran en ti mismo, en tu corazón.
Porque miras todos tus problemas y todos tus sinsabores, desde el mundo que te rodea, desde la visión egoísta del ser que primero busca amarse a si mismo y no se deja llevar por la voluntad de Dios y su verdadero amor.  En esa voluntad y amor encontraras el perdón para perdonar, el amor para amar, la paz para ser feliz, el gozo y la alegría para poder sanar viejas heridas, de opresión y humillación.  Es en El que puedes vivir en plenitud
porque en El puedes reconciliarte con el mundo y contigo mismo.  En El descubre la verdad que sostiene y le da sentido a tu vida. En El descubres la fuerza de su Espíritu, la fuerza del que vive en su amor.

¡Paz y Bien!!! Diac. Ricardo

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.