¿Tu vives para vivir o vives para morir?

Si vives para vivir, es decir si vives para la vida divina, no has de temer a la muerte, ni a los problemas, ni a la enfermedad, ni al dolor, ni a nada que pueda dañar tu cuerpo, ellos que te llevan a participar de la cruz de Cristo son los que te llevarán a la Vida. Lo que puedas perder en tu humanidad lo estas ganando en divinidad y es en esta vida divina que serás un ser de eternidad, lleno de paz, esperanza y amor.

Si vives para morir, es decir si vives sólo para esta vida humana, entonces la muerte, la enfermedad, el dolor y los problemas serán para ti los que te lleven a una muerte en vida dominada por la angustia, la desesperación, los miedos y la infelicidad.

Medita y contesta: ¿Estás viviendo para la vida o estás viviendo para la muerte?

Que el Espíritu Santos nos colme de su gracia, para que fortalecidos con su presencia, podamos vivir para la verdadera vida perseverando en ese camino de santidad y jamás nos apartemos de su presencia buscando estados de bienestar que solo nos llevan a la muerte eterna. Amen

¡Paz y Bien!!! Diac. Ricardo

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.