Uno en Cristo

Cuando descubras que la salvación está dada en cuanto participes de la vida en Cristo. Es decir te hagas otro Cristo, te Cristi fiques. Te darás cuenta que vivir en santidad y lograr la salvación va más allá de hacer cosas buenas o cosas malas. Es algo mucho más profundo, es dejarse transformar en Cristo, por la fuerza y la acción del Espíritu Santo. Entonces y solo entonces serás capaz de amar y vivir como Cristo amó y vivió en este mundo. Se hará en ti una verdadera conversión y transformación, una total metanoia, que te hará participar de la vida eterna, es decir de la misma vida de Dios. En esta participación de la vida divina, que se nos ha regalado cuando morimos en Cristo y renacemos en Él, es decir cuando fuimos bautizados, es que se hará posible en nosotros que actuemos como hijos del Dios Altísimo. Estos actos, ya que estamos llenos de la vida divina, es decir en el amor de Dios, porque Dios es amor, se manifestarán hacia los demás como actos de amor y de esperanza, llenos de mucha paz y alegría. Estarás tan unido a Dios que serás reflejo de su ser. No solo alcanzarás la salvación sino que serás instrumento de salvación para los demás, además de ser un instrumento del amor de Dios. Todos tus actos si lo haces desde esa realidad, humana y divina, serán actos de amor, incapaces de ir en contra de la voluntad de Dios y sus mandamientos. Toda tu vida será una manifestación de amor y estarás rodeado del amor de Dios que te da seguridad, serenidad y paz. Amen

Paz y Bien!!! Diac. Ricardo

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.