María regalo de amor

Dios en su infinito amor por la mujer, quiso hacerla partícipe de su acción creadora. Tomó a la mujer y le dio la capacidad de engendrar hijos en su vientre, y la colmó de bendiciones, para que los cuidara y protegiera. Al ver con cuan ternura la madre cuidaba de sus hijos, quiso participar de nuestra humanidad, y así experimentar el gozo de sentirse amado y protegido por una madre. Y fue tan bella su experiencia materno filial, que cuando estaba a punto de morir crucificado, y viendo como su madre le consolaba con su compañía, quiso dejárnosla y se la entregó a su discípulo amado, en representación nuestra. Desde ese entonces, María, la llena de gracia, nos busca, nos protege y nunca nos abandona. Siempre está presente en todas nuestras dificultades ya que le gusta estar bien cerca de sus hijos más necesitados. Nos toma en su Inmaculado Corazón y nos conduce al Sagrado Corazón de Jesús. Procura, siempre conseguir para nosotros, tanto la sanación del cuerpo como la del alma. Nos cubre con su manto y nos protege de toda incidencia del maligno. Quiere cuidarnos y amarnos como cuidó y amó a su hijo Jesús. Por eso hoy me encomiendo a ella, la busco con amor y me entrego a su Inmaculado Corazón. Gracias, Señor por ese regalo de amor. Amén

¡ Paz y Bien ! !!! Ricardo

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.