¡Alégrate alma mía!

Alégrate alma mía, ya está presente vuestra liberación.
Levántate y vive la paz de la presencia divina que mana del Santo Espíritu.
Siente la ternura del que te ama y se ha dado todo a ti.
No te esconda alma mía en las vanidades del mundo, que el amado está presente, y quiere tenerte entre sus brazos y colmarte de todos su bienes.
Sé tú misma en Cristo Jesús, que te llena de bendiciones y te hace sentir viva y eficaz.
Rompe con toda falta de humildad y con ese falso orgullo y déjate poseer por aquel que todo lo puede, que te ama y te llena de felicidad.
Despierta, tu que duermes, y no sigas viviendo entre tinieblas, que Jesús le ha dado luz a tu vida y quiere llevarte a nuevas tierras, donde mana leche y miel, y abunda la paz, el amor y la esperanza.
Vive hoy el gozo de ser hijo de Dios y siente la ternura de su amor, que te lo da a conocer en cada flor, en el cantar del ruiseñor y en cada criatura a tu alrededor.
Hoy date a la tarea de amar y perdonar, para que sientas la diferencia de vivir en paz.
Amen

¡ Paz y Bien ! !!! Ricardo

One thought on “¡Alégrate alma mía!

Leave a Reply

Your email address will not be published.