María la madre amada de Dios

María la madre amada de Dios

Un día durante la creación quiso Dios crear algo especial, más bien alguien muy especial, llena de ternura, cariñosa y amable. La colmo de todos sus bienes y la lleno de todas las gracias. Le dio la belleza de las flores más hermosas, y el olor de las más dulce rosas. La vistió de seda, tomando los colores más bellos de las montañas y los prados. La adorno con los más bellos encajes de hilos, de oro y plata. Le dio un alma noble, pura y hermosa.

La quiso sin mancha y la preservo de todo pecado, dándola a conocer al mundo como la Inmaculada. Fue tanto el amor que puso en ella, y el agradecimiento de ella fue tan perfecto, lleno de mucha humildad y amor, que no quiso que nada ni nadie la dañaran. Viéndola tan hermosa y llena de tanto amor, le surgió la idea, que de ella su hijo naciera, sin que ningún hombre la tocase, para que tomándola como madre y haciéndose participe de su humanidad, ella pudiera participar de su divinidad. Por eso se hizo carne, tomando la humanidad, de aquella que era su predilecta, y en ella nos regaló el don de la resurrección, para que junta a ella participáramos de la vida eterna.

Ella en virtud a la gracia recibida intercede por nosotros, colmándonos de todos los bienes recibidos y llevándonos de la mano a la casa paterna.  Ella que es amor pleno, por gracia de Dios, nos sigue amando hasta la eternidad y en unión a la Santísima Trinidad, procura nuestra liberación y salvación. Por eso hoy doy gracias a Dios por su Madre Santísima y el amor que pone en ella, que se manifiesta en su hijo Jesús, y nos lo hace presente por medio de su humanidad para que el mundo le conociera y se salvara.

Gracias Padre por ese hermoso detalle de amor que se llama María, Reina de la Paz.  Gracias porque le sigues permitiendo que este cerca de nosotros ofreciéndonos todo su amor.  Gracias Madre, tu sabes que te amamos y vivimos agradecidos al Padre por el don de tu ser y la ternura de tu presencia. Por eso hoy te pido tu bendición maternal y nunca permitas que me aleje de ti. ¡Paz y Bien!

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.