Semana Santa, Miércoles 16 de Abril 2014

MIÉRCOLES SANTO

Mt. 26, 14-25: “¿QUÉ ME DAN SI LO ENTREGO A USTEDES?”
“A Cristo que sufre lo sentimos cercano, uno de nosotros que
comparte nuestro camino hasta el final”.
Papa Francisco

La traición es dar vuelta al compromiso bueno y positivo para hacerlo malo. Ese fue el gran pecado, la gran equivocación de Judas. En estos días estamos descubriendo como a medida que avanzamos hacia la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor, la gloria de Cristo alcanza su verdad y su máximo esplendor. Jesús lo sabe y lucha, a veces como si se revelara. Por una parte Él sabe que el grano de trigo tiene que caer en tierra y morir para que dé fruto; pero por otra parte le parece esto tan duro y por eso gritará: “Padre líbrame de esta hora”.

En estos días, pidámosle a Dios para que seamos liberados de todos nuestros males. Padre que pase de nosotros este cáliz, es decir esta carga, a veces esta incredulidad. Estamos llamados a no dudar, que la cruz de Cristo es el punto de mira y referencia más importante del mundo y de su historia. La gloria de Cristo es la cruz porque allí se encendió un fuego, una hoguera que calienta y dinamiza el mundo, porque por ella el mundo fue redimido y el hombre salvado. Por eso pidamos a Dios celebrar dignamente y vivir santamente en estos días de la Semana Santa los misterios fuertes de nuestra redención.